La villa de Ribadesella crece entorno al río más famoso de Asturias

La villa de Ribadesella está partida en dos por el bello estuario del río Sella.

La hermosa localidad costera de Ribadesella presenta dos orillas urbanas que se comunican por un puente sobre la ría. En la costa oriental de Asturias, a 80km de Oviedo y a 118km de Santander.

Estar en Ribadesella y darse una vuelta por ella, se convierte en un paseo muy denso y entretenido, con decenas de localizaciones de interés. Al este de la villa, se encuentra el casco histórico, la parte más antigua de la ciudad y las calles centrales de la Gran Vía o Comercio. que se encuentra peatonalizada para mayor disfrute del visitante.

El casco antiguo de la villa de Ribadesella

El casco antiguo de Ribadesella está peatonalizado y se extiende desde el coqueto parque de la Atalaya hasta el barrio del Portiellu, uno de los núcleos poblaciones con más implicación en los primeros pasos de la población desde su condición de marinera.

Además tiene un corte medieval muy destacado cuando vemos los escudos nobiliarios de las fachadas de edificios propios de los siglos XVI, XVII, XVIII y XIX, con sus balcones en voladizo, galerías, áticos con forma de buhardilla.

Entre ellas, aparecen joyas arquitectónicas como la Casa de los Ardines, el Palacio de Prieto Cutre, actual edificio del Ayuntamiento, o la casona del Escudo, que entre otros inmuebles.

Este casco histórico alberga el más antiguo “centro de compras” de Ribadesella, su mercado semanal todos los miércoles, desde la fundación de Ribadesella, en el Siglo XII. Un mercado en el que los pequeños productores de la comarca tienen su escaparate para muchos de las materias primas de los productos gastronómicos de Asturias, ofreciendo al público hortalizas y frutas de temporada, “fabes”, frutas, frutos secos, quesos, dulces de manzana, pantrucos, junto con puestos de ropa, utensilios, antigüedades, etc.

En el ensanche contemporáneo descubrimos edificios sobrios y sólidos de planta cuadrada del siglo XIX que se combinan con otros de construcción más reciente, entre calles amplias, más acorde con las normas urbanísticas de Carlos III, bajo cuyo reinado se acometió el ensanche de la villa y puerto.

La iglesia parroquial de Santa María Magdalena, en pleno casco antiguo, bien merece una visita por su singularidad estética y por las joyas pictóricas que guarda en su interior el propio templo. Destacan los cuatro enormes murales pintados al fresco por los hermanos Bernardo, Celestino y Antonio Uría Aza, situados en las cuatro caras que rematan el crucero y que son una clara alegoría contra todas las guerras.

La Plaza de la Iglesia, junto con la Plaza Nueva son los puntos neurálgicos de esta parte de la villa y un espacio muy concurrido en verano y donde abundan las sidrerías, cafeterías y tiendas.

El puerto de Ribadesella

En la zona portuaria se comparte la presencia de las embarcaciones pesqueras más tradicionales, como atestiguan las redes o la lonja de Pescado de Ribadesella (La Rula), junto con veleros recreativos que atracan en la parte del puerto conferida a ser puerto deportivo, en la orilla contraria al muelle tradicional.

Paseo de la Grúa

En el extremo oriental de la ría, desde el puerto, damos con el popular Paseo de la Grúa. Un bonito paseo que nos permite ver la villa con otra perspectiva, fundamentalmente el urbano, pero también de la orilla oeste, incluyendo la Playa de Santa Marina.

En este paseo trazado en su día según las directrices arquitectónicas de la época de Carlos III, encontramos una gran viñeta al aire libre del humorista gráfico Antonio Mingote, los llamados Paneles de Mingote. Seis murales de cerámica que repasan la historia local.

Ermita de la Virgen de la Guía

Si recorremos el Paseo de la Grúa hasta su final y llegamos a los pies del monte Corberu, al cual se puede ascender con suma facilidad por unas escaleras, hasta, la Ermita de la Virgen de la Guía. Flanqueada por cañones auténticos que apuntan al horizonte, aparece esta pequeña capilla, sede de la Virgen del mismo nombre, la patrona del gremio de los marineros.

ermita de la guia ribadesella

Desde aquí el Corberu nos ofrece unas vistas exclusivas del Cantábrico así como de Ribadesella, la playa y las altas montañas que flanquean la zona sur. Como si estuviésemos viendo un mapa de la villa: Sus dos partes, a ambos lados de la ría se diferencian claramente, la playa y las cordilleras del sur, con el monte Mofrechu en destacado.

Mirando uno desde aquí es capaz de intuir como el constante proceso de erosión ha ido recortando la roca y creando los perfiles únicos del litoral asturiano.

Abandonamos “La Guía” por un camino que discurre por la ladera del monte Corberu directamente hasta el parque de la Atalaya, ya en el casco antiguo de Ribadesella, al lado de la playa con el mismo nombre. La playa de la Atalaya es una cala de 100m que se emplea por los habitantes como “solarium”.

Esto nos lleva a comentar sobre las playas de Ribadesella..

la playa de la Atalaya

Más allá de la playa de la Atalaya, un lugar para los prefieren la tranquilidad de esta cala, a derecha e izquierda, tenemos un par de calas de piedra y zonas de baño, con piscinas y pozas naturales para disfrutar del mar en estado puro.

Frente a esto tenemos el bullicio de la playa de Santa Marina, al oeste. Esta playa urbana, de algo más de 1km de longitud, es la más popular entre los visitantes dado su fácil acceso.

La playa de Santa Marina

La playa de Santa Marina guarda una sorpresa al visitante:. En el extremo occidental, en la bajada al acantilado, pueden verse unas huellas de dinosaurio, de saurópodos más concretamente.

Digna de mención es también, la playa de Arra, situada en una zona de acantilados se encuentra un poco más hacia el este, formada por cantos rodados, rocas y algo de arena gruesa.

paseo matitimo de ribadesella

 

Paseos a pie por Ribadesella

Podemos disfrutar de varios paseos paseo a pie por la tarde o por la noche. Uno de los muchos paseos que Ribadesella proporciona a sus habitantes y turistas. Desde el mismo podio del Descenso Internacional del Sella, al paseo de Los Vencedores, que discurre junto al río hasta el barrio del Cobayu y que continúa más allá. Este paseo nos descubre al final el área natural de la Mediana.

Antonio Alba (panoramio)

Resumen del artículo
2018-11-24T19:13:37+00:00Lugares de interés|Comentarios desactivados en La villa de Ribadesella crece entorno al río más famoso de Asturias

Próximos Eventos

No hay próximos eventos actualmente.