El parque de San Francisco es sin duda, El corazón verde del centro de Oviedo. Muy cerca del casco antiguo, es fundamentalmente un lugar de recreo y paseo. Aunque no solo eso. Cada año, durante Las fiestas de Oviedo se viste de gala, al poblarse de carpas y feria, centro neurálgico de los eventos gastronómicos de la Capital de Asturias, al aire libre.

Parque de San Francisco de Oviedo

¿Cuál es la historia del parque de san Francisco?

El Parque de San Francisco de Oviedo de debe su nombre a San Francisco de Asís, que según se cuenta, descansó durante su peregrinación a Santiago, en lo que era un antiguo convento de franciscanos ubicado en el bosque del antiguo límite de la ciudad.

A buen seguro por el parque transitó en más de una ocasión el hijo más célebre de Oviedo, Leopoldo Alas (Clarín), pues la presencia de su obra principal, La Regenta, asalta a sus lectores de todo el mundo cuando se adentran en el bosque más cuidado de Vetusta.

 

Un lugar para pasear

Su planta trapezoidal, está plagada de paseos, avenidas y pequeños caminos de conexión  perfectamente pavimentadas.

Parque de San Francisco de OviedoPaseos como el de los Curas, el Bombé, La Herradura o los Alamos. Las fuentes, el quiosco de la música, la Silla del Rey, en cuyo respaldo figuraba grabado el nombre del rey Carlos III o la portada románica de la Iglesia de San Isidoro…

El campo alberga también, 127 especies arbóreas, 23 variedades de cultivos provenientes de medio mundo, no en vano, fue jardín botánico años antes.

Numerosas estatuas, estanques y construcciones singulares, alguna de indudable valor histórico, como el arco de la antigua Iglesia de San Isidoro, circunstancia que hace el entrenamiento, si cabe, más entretenida.

Durante  la noche, todo el recorrido está iluminado con farolas tradicionales  y el Campo vuelve a ser transitado  a partir de las 7:30  de la mañana, aspectos que se agradecen especialmente en la época invernal.

 

Correr por el parque

No es el Campo un lugar para correr largas distancias: su pequeña dimensión (1200 m. de perímetro exterior, aprox.) haría las sesiones de entrenamiento más que aburridas, sin embargo, es un escenario perfecto para runners que no tienen demasiado tiempo y quieren rodar 30 ó 45 minutos en un entorno singular.

Parque de San Francisco de OviedoEl pavimento, no demasiado duro, es agradable de correr y las ligeras cuestas nos permiten ejercitar la potencia.

Adicionalmente, en la parte alta del parque, junto al Paseo del Bombé, existe un equipamiento de aparatos de gimnasia al aire libre, perfecto para los que quieren completar su entrenamiento con unos ejercicios de fortalecimiento muscular.

Recomendamos el uso de calzado apropiado para correr, calentar antes de la sesión y estirar tras ella.

Correr entre árboles centenarios en el corazón de Oviedo, es un lujo a tu alcance, y al de tus zapatillas. ¡Corre para vivir mejor!

 

Imagen de portada: verano2011rutanorte.wordpress.com